viernes, 19 octubre 2018
Buscar Aqui
Ciudad y Estado
(ej: Miami, FL)
Ornamentación E-mail

 

Además de la confección de tejidos es interesante analizar toda una serie de minuciosas labores que se realizaron para enriquecer, más aún si cabe, las prendas de vestir durante la Baja Edad Media.


trajesDurante la Baja Edad Media, el bordado alcanza gran desarrollo ampliamente comprobado por documentos de tipo diverso, y es en el XV cuando el bordado erudito está plenamente formado. Podemos analizarlo por medio de la pintura, y fundamentalmente por medio de la abundante escultura de panteones.


En los ordenamientos de los Reyes Católicos no se hace mención a labores de este tipo, pero en el testamento de Isabel se encuentran abundantes citas de: rapacejos, caireles, randas, etc.


Encajes
El arte del encaje tuvo sus orígenes en España, quizá entre los árabes, y a finales de la Edad Media evolucionó desde la pasamanería y el bordado hasta los ejemplares perfectamente definidos como los bolillos. Los encajes se clasifican principalmente en dos categorías: ejemplares realizados a base de un solo hilo que evoluciona sobre si mismo constituyendo lo que se suele llamar encaje de aguja; y los que forman superficie por el enlazamiento de distintas series de hilos, que evolucionan según las exigencias del cliente.


Se supone que, de los dos tipos fundamentales, agujas y bolillos, el primero fue consecuencia de un sistema de bordado, y el segundo una evolución de la pasamanería, que en último término, se deriva a su vez de los tejidos de redes, conocidos desde la antigüedad.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos